Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads


CRUCERO POR EL RHIN ROMÁNTICO Y EL MOSELA. FIN DE FIESTA EN DISNEYLAND PARIS -Diarios de Viajes de Alemania- Mercedes_L65
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace

Diario: CRUCERO POR EL RHIN ROMÁNTICO Y EL MOSELA. FIN DE FIESTA EN DISNEYLAND PARIS  -  Localización:  Alemania  Alemania
Descripción: 8 días de crucero por el Rhin y el Mosela. 5 días en Disneyland
Autor:    Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:


Etapas 1 a 3,  total 15
 1  2  3  ..  5  siguiente siguiente



Etapa: 14-05-2016: NOS VAMOS A DÜSSELDORF  -  Localización:  Alemania Alemania
Fecha creación: 12/02/2018 21:08  
Compartir: 
Compartir:
Cuando empezamos a planificar nuestras vacaciones enseguida comprendimos que necesitábamos algo diferente a lo que habíamos hecho otros años: necesitábamos un viaje organizado.

Habíamos pasado una temporada un poco estresante por diversos temas y llegó el mes de abril y prácticamente no habíamos tenido tiempo de mirar qué destino nos convencía más, ni mucho menos habíamos dedicado tiempo a leer diarios de Los Viajeros, ni a leer guías y organizar un recorrido.

Y ya que nos habíamos decidido por un viaje organizado, ¿por qué no un crucero fluvial? Pues eso, nos dirigimos a una oficina de Viajes Nautalia, y pronto elegimos uno del catálogo de Politours: CRUCERO DEL RHIN ROMÁNTICO Y EL MOSELA.

Pero después de tantos años organizándonos las vacaciones, nos pica mucho el gusanillo de organizar, aunque solo sea, una parte del viaje. Así que como el crucero no empieza hasta el lunes, tenemos dos días para la aventura: buscar vuelos a Düsseldorf, buscar hoteles, organizar la visita a esa ciudad y a Colonia, desde donde parte el crucero...

El aeropuerto internacional de Dusseldorf se encuentra a 9 Km. al norte de la ciudad. El transporte hacia la ciudad se realiza en autobuses, trenes, taxis... Para llegar a nuestro hotel, desde el aeropuerto, la línea S1 de S-Bahn.

Y sin darnos cuenta, ya estamos camino del Hotel Lindenhof (97,00€ noche, en alojamiento y desayuno), un hotel boutique, a un paso de la estación y a dos del centro de Düsseldorf.

Tras dejar las maletas en la habitación, ha llegado el momento de explorar Düsseldorf, la capital de Renania del Norte-Westfalia, que está considerada como la ciudad más cosmopolita de Alemania.

Sus habitantes dicen que, aunque deben su importancia y desarrollo al Rhin, que atraviesa la ciudad, su nombre se lo dio el Düssel, mucho más pequeño.

Lo primero que hacemos es dirigirnos a la zona del puerto. Tras esquivar una manifestación llegamos a la Platz des Landtages, donde nos encontramos con el edificio del Parlamento de Renania del Norte-Westfalia (Landtag Nordrhein-Westfalen). La verdad es que no llamaría mucho la atención si no fuera por su simbolismo: se han evitado en su construcción los ángulos rectos, dominan las formas circulares y los espacios abiertos, dando a entender que es un lugar puesto a disposición de todos. El nuevo parlamento se inauguró en 1988, siendo el primer edificio construido totalmente nuevo para tal fin en Alemania después de la Segunda Guerra Mundial (hasta ese momento se habían reconstruido los edificios destruidos durante dicha contienda).

¡Cuánta información contiene la tablet!


A su lado está la Rheinturn, una torre de telecomunicaciones que es el edificio más alto de la ciudad. Como otras muchas de estas torres, como la de Berlín, tiene un restaurante con un mirador, desde donde, según comentan, hay unas vistas impresionantes de la ciudad (lástima de cielo nublado). El restaurante se llama Top 180, pero sólo está situado a 172 metros del suelo. Estos alemanes siempre tan exagerados.


Estamos a un paso del Medienhafen, la zona portuaria, llena de bares, restaurantes, cafés y discotecas. La verdad es que cuesta imaginarse que esta zona ha sido, hasta hace poco, una zona de trabajo, de industria y de comercio. El traslado de la actividad al otro puerto supuso la reconstrucción de esta parte y, con ello, muchas empresas de comunicación, moda, diseño, etc. se trasladaron a Hafen.


En los lugares que antes ocupaban almacenes, ahora se levantan algunos ejemplos de arquitectura de vanguardia, como las Casas Danzantes de Frank O. Gehry. Es un conjunto de tres edificios con una composición llena de movimiento y asimetría. Cada uno de los edificios tiene su propia personalidad gracias al revestimiento, yeso blanco, paneles de acero inoxidable y ladrillo. Este edificio nos recuerda, por sus lineas, a uno de Praga, que también se llama Casa Danzante, pero que todo el mundo conoce como Ginger y Fred.


Más allá, en el otro extremo del río, está el Roggendorf-Haus, con esos muñequitos de colores añadidos en 2002. Estas esculturas son la obra Flossis de la artista Rosalie y se fabricaron originalmente para el Museo del Plástico Alemán (Düsseldorf es la ciudad más importante del comercio de plásticos del mundo). Unos edificios más allá está el rascacielos conocido como Colorium, caracterizado por una colorida fachada que se consigue con más de 2200 paneles de vidrio de color, que sirven de aislante térmico.



Pero ahora lo que queremos es sumergirnos en el corazón de la ciudad. Muy cerca está el Carlstadt, el distrito más pequeño de Düsseldorf, antigua ciudadela. Pero sin ninguna duda, lo más “interesante” de este barrio es la Carlsplatz, donde hay un mercado permanente cubierto, abierto de lunes a sábados y con un puesto de salchichas que casi consigue que se nos salten las lágrimas. Son casi las 16:00 horas y ya hace un buen rato que tenemos un cosquilleo en el estómago. Ahora sí que las cosas se ven de otro color.


Nos acercamos a Marktplatz, una plaza casi cuadrada que era el lugar donde se celebraban eventos y actos públicos. En uno de sus lados, las tiendas y restaurantes ocupan las plantas bajas de los edificios, mientras que la parte oeste está ocupada por la Grupello-Haus y la norte por el edificio del antiguo Ayuntamiento o Rathaus. La parte sur de la plaza está dominada por el edificio de la tesorería de la ciudad. En el centro de la plaza se encuentra una de las estatuas ecuestres más importantes de Alemania, creada en 1711 por Gabriel de Grupello. El monumento representa al Elector Jan Wellem.


Parece que la ciudad está de fiestas y el centro de la plaza está ocupado por un gran escenario que hace que no podamos disfrutar de ellas como nos gustaría. También hay puestos de salchichas, crepes, chuches,... Vamos que no le falta detalle.

Y un poco más arriba está la Burgplatz, también llena de puestos de comida y de propaganda que celebra que el Tour de Francia de 2017 partirá desde esta ciudad. Esta plaza recibe el nombre del castillo que había en ella. La zona era un pueblo de pescadores que, después de recibir el título de ciudad en 1288, tras la victoria de la ciudad en la batalla de Worringen, se extendió hacia el sur. Por ello se constituyó ese castillo que recogía información aduanera y por tanto tenían privilegios sobre el Rhin. Pero todo lo que queda del castillo es la Schlossturm.


Aquí la gente aprovecha para descansar en los escalones que unen la plaza con el paseo del Rhin, con el Rheinuferpromenade. No es un mal sitio para ver pasar a turistas, habitantes de la ciudad,…

Una de las cosas que siempre me ha llamado la atención cuando he visitado Alemania, es la cantidad de esculturas y monumentos callejeros que aluden a sus tradiciones, a sus leyendas,… Así, en Burgplatz nos encontramos con la fuente de los niños acróbatas o Radschlägerbrunnen. Al parecer, en 1288, el triunfo sobre el arzobispo de Colonia en la batalla de Worringen provocó mucha alegría entre los habitantes de la ciudad, lo que hizo que los niños exhibieran su alegría dando volteretas. Parece que todavía en la actualidad hay algunos niños acróbatas que piden a la gente dinero “eene penning”.


En un extremo de la plaza está el Stadterhebungsmonument o Monumento de los Privilegios concedidos a Düsseldorf. Es un monumento impresionante que conmemora el 700 aniversario de la, ya nombrada varias veces, batalla de Worringen, que hizo que el antiguo pueblo adquiriera el titulo de ciudad. En él se representan, con muchísimos detalles, diferentes escenas de la batalla.


Por el lado izquierdo se narra la muerte y destrucción acaecida durante la guerra, en el medio, aparecen dos manos con monedas, pertenecientes al conde Adolf V de Berg y a su esposa, sobre un pergamino donde se firma el título de ciudad que adquiere tras la victoria, y finalmente, en la zona derecha, los beneficios y el periodo de esplendor que ello ocasionó, representados con redes de pesca y cajas de fruta.



También se representan los papas Nicolás IV, León X y Pablo VI, que contribuyeron también al desarrollo de Düsseldorf con diferentes decretos, como ascender la iglesia de la ciudad a la categoría de basílica.


Al lado desemboca el riachuelo Düssel, que da nombre a la ciudad. Es muy curioso ver, en uno de los pilares de la barandilla, elementos relacionados con el poder, como un casco de guerrero, una corona, etc., sin embargo, en el pilar contrario, se sitúan los elementos de la vida cotidiana, representado con diferentes tipos de sombreros.



Cerca está el callejón Schneider-Wibbel-Gasse, que recibe su nombre de una obra teatral que cuenta las peripecias de Wibbel el sastre que vivía en Düsseldorf durante el periodo de la ocupación por las tropas francesas. Realmente la trama de la historia se basa en una historia ocurrida a un panadero que vivía en el Berlín de la época del rey Federico Guillermo IV, pero el escritor cambió el protagonista, la ciudad y la época, vamos unas licencias literarias en toda regla.

El carácter del sastre se ha convertido en todo un símbolo popular de la ciudad. Según cuenta la historia, durante la ocupación de Napoleón fue llamado por el Kurfürst (príncipe elector de kaisers) del land para ir a la guerra. Pero decidió pagar a otro individuo que se le parecía para que fuera haciéndose pasar por él, mientras él se escondía en la bodega de su casa. Su mujer era la única que lo sabía. Pero hubo un pequeño fallo, y es que no contó con que el suplantador muriera. Como se suponía que él había muerto y no podría salir nunca más de su escondite urdió un plan junto con su mujer para decir que él era el hermano gemelo del sastre, que había venido al funeral. Y efectivamente fue al entierro, y parece ser que no pudo evitar decir "¡caramba soy un cadáver muy guapo!".

El Schneider Wibbel está escondido, y sólo sale a bailar con su música a las 11, 13, 15, 18 y 21 horas. Nosotros estamos plantados a las 18:00 para ver el espectáculo, que la verdad, decepciona un poco. Como curiosidad en agosto de 2010 las letras que se encuentran bajo el reloj, en el que se puede leer Schneider Wibbel, fueron retiradas y en su lugar se puso el nombre del restaurante que había en la parte inferior. Ello provocó el resentimiento y enojo por parte de los ciudadanos, a pesar de no estar incluido en la lista de monumentos.


En el mismo callejón. Hay una figura de bronce de Wibbel, que, al parecer, aquel que la frote conseguirá la felicidad. Lo ponen tan fácil que no dudamos ni un minuto en tocarla.

Cerca, al final de la calle, hay un relieve con una persona que defeca monedas de oro. La inscripción dice, más o menos, “este cuento probablemente no sea cierto, aunque rara vez se enseña a vivir sabiamente y a ahorrar” (estos alemanes siempre tan prácticos).



Antes de regresar al hotel damos un paseíto por Marktstrasse junto a Berger strasse donde se encuentra la cervecería Uerige, uno de los locales históricos de la ciudad, que fabrica su propia cerveza desde 1862. El local está lleno de salas donde no cabe ni un alfiler, en las mesas de la calle lo mismo. Nos quedamos con las ganas de probar esta cerveza.

Por cierto, los habitantes de Düsseldorf, aseguran que Altstadt o ciudad antigua es el bar más grande del mundo, längste Theke der Welt, porque aquí se pueden encontrar más de trescientos bares, pubs y discotecas.

Mañana será otro día: todavía tenemos que encontrar un supermercado donde comprar la cena.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: 14-05-2016: NOS VAMOS A DÜSSELDORF



Etapa: 15-05-2016: AUF WIEDERSEHEN DÜSSELDORF. ¡HOLA COLONIA!  -  Localización:  Alemania Alemania
Fecha creación: 13/02/2018 21:23  
Compartir: 
Compartir:
Hoy el día se ha despertado más triste que ayer. De momento vamos a desayunar, que el buffet del hotel no está nada mal: variedad de quesos, salmón ahumado, varios tipos de salchichas,… ¡Esto es el paraíso!

Ya en la calle, descartamos subir a la Rheinturn, no vale la pena gastar el dinero si no se va a ver nada desde arriba.

Llega el momento de ir de tiendas, o mejor dicho, de mirar tiendas por la Königsallee, aunque todos la conocen simplemente como . Esta avenida tiene alrededor de un kilómetro de longitud. Se construyó entre 1802 y 1804, siguiendo la línea de las antiguas fortificaciones. En la parte central hay un canal que está alimentado por las aguas del Düssel. Aquí se suceden palacios modernos, restaurantes, bancos, oficinas, cafés y establecimientos de lujo como Bulgari, Chanel, Cartier, Gucci, Louis Vuitton, etc.


La verdad es que el origen de su nombre es un poco escatológico. A lo largo de esta avenida se plantaron castaños, por lo que el bulevar recibió el nombre de Kastanienallee. Pero su nombre cambiaría después del incidente acaecido aquí en 1848, cuando la gente le lanzó una lluvia de estiércol de caballo al rey Federico Guillermo IV, por lo que pasó a llamarse, como gesto de reconciliación, Köningsallee, es decir, avenida del rey.

Tres puentes cruzan este canal y está ornamentado por esculturas y fuentes. Destaca la Tritonenbrunnen o fuente del Tritón, que es la única que no se alimenta del Düssel, sino del río Rhin.


Atravesando la calle se encuentra el “Slim Matilda”, un reloj que ha sido el punto de encuentro de la ciudad desde hace generaciones (me recuerda mis tiempos de adolescencia, cuando todos quedábamos en la puerta de El Corte Inglés).

Desde la Königsallee se puede ver la fachada de la Johanneskirche o iglesia de San Juan, que es la iglesia luterana más grande de la ciudad. Durante la II Guerra Mundial fue muy dañada, a pesar de lo cual se salvó de la destrucción definitiva.



Y desde aquí entramos al Hofgarten, el antigua parque del castillo del siglo XVI que fue abierto al público a primeros del siglo XIX y que, debido a su diversidad y contrastes, es uno de los lugares favoritos de los habitantes de la ciudad.


Atravesamos Maximilian Weyhe-Allee y dejamos a un lado la antigua entrada principal al parque, la Ratinger Tor, puerta formada por dos edificios clásicos con columnas dóricas. Buscamos el Tonhalle que fue construido para albergar un planetario que debería haber sido el más grande del mundo, pero que ha acabado siendo una sala de conciertos, añadiéndole una cúpula y relieves de terracota. Y desde aquí llegamos a Rheinuferpromenade, el paseo por la orilla del Rhin, que discurre entre Burgplatz y la zona de la Rheinturm. Es un lugar tranquilo para pasear disfrutando del río y donde tomar algo. Se inauguró en 1902 para contener el agua del río cuando estaba de crecida.

St. Lambertuskirche es el edificio más emblemático de la ciudad. Construido entre los siglos XIII y XIV, gótico, se caracteriza por la torre, levemente inclinada y con la forma rizada, debido a la madera fresca que se usó en su reconstrucción en 1815 y que al secarse se retorció. Según la leyenda, la torre se enderezará el día en que una doncella virgen nacida en Düsseldorf dé el “sí quiero” a su prometido ante el altar de la iglesia. Algo me dice que la torre seguirá así durante mucho tiempo.

Al lado hay una de las figuras de Christoph Pöggeler, que representan las posiciones que diferentes personas adoptan cuando llegan al lugar donde se encuentran. La ciudad está llena de estas figuras.



En la parte noroeste se encuentra el Kalvarienberg, grupo escultórico que representa la crucifixión. Y en Stiftsplatz está la Fischerjungen-Brunnen, fuente en el que un chico mantiene en una mano un pez y en la otra una red, recordando de esta manera que el pescado fue uno de los principales productos que se vendía en el mercado.


Ya en el Rheinuferpromenade, pasada la Burgplatz, nos encontramos con una torre reloj, que data de principios del siglo XX, y que sirvió y sirve de indicador del nivel de las aguas del Rhin. Para ver los niveles de las aguas hay que descender por unas escaleras y esquivar las mesas de los restaurantes y, sobretodo, a los camareros insistentes que, a las 11:00 de la mañana, ya buscan clientes para comer.


Más o menos frente a esta torre, se abre Zollstrasse, una callejuela que une el Rhin con Markplatz. Esta calle está llena de vida, con letreros colgantes y el Haus des Karnevals. Los Carnavales de Düsseldorf son los segundos más importantes de Alemania, después de los de Colonia, y al parecer están llenos de actos: de hecho, el pistoletazo de salida de los mismos es el 11 de noviembre con el Despertar de Hoppeditz, una especie de bufón. Desde ese momento hay una sucesión de actos, que culminan el Miércoles de Ceniza.



En Zollstrasse también está la Gänsebrunnen, una fuente con tres gansos que lanzan agua y que ocupa el lugar donde discurría una calle donde se encontraba la aduana y donde se cobraba una comisión o peaje.


En la esquina con Marktplatz está la Giesserjunge, una estatua en bronce que conmemora la leyenda de un niño que recaudaba dinero de los habitantes de la zona para luego donársela a Gabriel de Grupello, el autor de la estatua ecuestre de Elector Jan Wellem que ocupa el centro de la Markplatz, a fin de que este pudiese acabar su obra.


Una última vuelta por Markplatz... Ya se va acercando la hora de partir hacia Colonia. De regreso al hotel, en la Maxplatz se encuentra la Heimatbrunnen, una original fuente, que representa escenas históricas de la ciudad, como una escena de la guerra con Napoleón o la reconstrucción después de la II Guerra Mundial, alternándose con los rostros de personajes históricos.


Y muy cerca, junto a la Orangerie Am Speeschen Palais, que no podemos visitar porque los domingos está cerrada, en el centro de la plaza se encuentra la Mariensäule, una columna sobre la que se encuentra la Virgen María, que sobrevivió milagrosamente a la destrucción generalizada de la guerra. Y, a su vera, varias familias de patos. Y es que la primavera ya está por aquí, ¡quién lo diría!



Ya cerca del hotel abandonamos la idea de comernos un bocadillo durante el traslado en tren. El trayecto dura una media hora y nuestro hotel de Colonia se encuentra también muy cerca de la estación. Por cierto, para consultar horarios y tarifas de los ferrocarriles alemanes, aquí está el enlace. Ferrocarriles Alemanes

En Colonia nos alojamos en el CityClass Hotel Residence am Dom, en Alter Markt 55, en pleno centro de la ciudad antigua. Lo hemos reservado a través de Booking, por 94,50€ noche, en alojamiento y desayuno.

Tan en el centro estamos que desde la ventana de nuestra habitación se ve la Catedral.

Colonia tiene 2000 años de historia. Su origen se remonta al año 57 a.C. cuando Julio César consigue conquistar el territorio hasta el Rhin, que hacía de frontera entre el Imperio Romano y los pueblos germánicos. De ahí su nombre: era una colonia romana. En la Edad Media, con la presencia de la Universidad, el comercio abierto y ciudadanos educados, permitió incluir a la ciudad de Colonia en la lista de los centros más ricos e influyentes de Europa. Durante la Segunda Guerra Mundial, el 90% del centro de la ciudad fue destruido por las bombas.

Como he comentado, nuestro hotel está situado en el Altstadt, en la Ciudad Vieja, que es el barrio más antiguo de Colonia y se caracteriza por las callecitas estrechas, pavimentos de guijarros. Y en estas callecitas y en las plazas, hay muchos restaurantes, cafeterías y cervecerías tradicionales. Y, aunque el gusanillo empieza a hacer de las suyas, nos decidimos por dar una vuelta antes de comer: vamos a aprovechar que hace sol, porque las previsiones para la tarde anuncian lluvia.

Lo primero que hacemos es dirigirnos hacia la Catedral, impresionante. La verdad es que cuando sales de la estación de ferrocarril, ya te quedas con la boca abierta: la Catedral es lo primero que se ve cuando llegas a la ciudad. Ahora únicamente vamos a hacer una toma de contacto y mañana ya la visitaremos.


Frente a la portada principal, en Kardinal-Höffner-Platz hay un arco, la llamada Puerta Norte, resto de la muralla romana que delimitaba la ciudad, Colonia Claudia Ara Agrippinensium. Frente a ella, el Kreuzblume, una reproducción exacta y a tamaño real de uno de los pináculos de la Catedral. La turista japonesa nos sirve de referencia para apreciar sus dimensiones.


Para comer, regresamos a Alter Markt, junto a nuestro hotel. Durante la época romana parece que aquí había un puerto situado sobre un afluente del Rhin que, con el paso del tiempo, se fue sedimentanto hasta que, en el siglo X, el afluente fue completamente rellenado y se construyó encima la plaza del mercado central de la ciudad.

Y aquí se encuentra la cervecería donde saciamos nuestro apetito: Gaffel-Haus. Además de buena comida, está animada por unos autómatas. La comida está riquísima: dos sopas, dos segundos y dos cervezas nos han costado 34,00€, que para ser Alemania no está nada mal. Aplauso



Después de comer, iniciamos la toma de contacto con la ciudad. Alter Markt y Heumarkt, la plaza contigua, al principio estaban conectadas, formando hasta el siglo XIII, una única plaza. En la Edad Media, aquí se realizaban las ejecuciones públicas y los torneos.

El lado este de Alter Markt está dominada por casa renacentistas, como la Zur Brezel y la Zum Dorn, que actualmente forman una misma casa. En la casa del número 24, en la parte superior de su fachada, hay una escultura de bronce que representa un hombre con los pantalones bajados, conocido como Kallendresser, algo así como el cagón de la cuneta. El origen no está claro pero algunos afirman que se trata de una especie de declaración política hacia el alcalde, ya que la torre del Ayuntamiento se encuentra frente a la casa.



En el centro de la plaza está el Monumento de Jan von Werth, un general que salió victorioso durante la Guerra de los Treinta años. En lo alto del pedestal está el orgulloso general, mientras que en su base se encuentran unas esculturas alegóricas que representan el valor y la pureza. En los relieves se muestra la historia de Jan von Werth y Griet, que ya explicaré más adelante.

En la fachada de la Rathausturm o torre del Ayuntamiento, debajo del reloj hay una curiosa cabeza tallada que saca la lengua cada hora: el personaje es conocido como Platzjabbeck y ya había constancia de su existencia en el siglo XV.



Ahora nos dirigimos a la Rathausplatz, en cuyo centro hay unas excavaciones donde se puede ver los cimientos del Mirkwe o baño ritual de los judíos del siglo XII. En el futuro, aquí se levantará el Museo Judío.

Al Altes Rathaus o viejo Ayuntamiento es el más antiguo de Alemania, con una historia documentada que abarca unos 900 años. Su torre o Rathausturm se construyó a principios del siglo XV en estilo gótico. Fue totalmente reconstruida después de la II guerra Mundial y tiene la peculiaridad de que en su exterior posee una serie de esculturas que la ornamentan y que representan a personajes insignes que han nacido o vivido en Colonia, como Juan María Farina, creador del Agua de Colonia.



Muy cerca está Gross St. Martin, cuyo conjunto de cuatro torreones agrupados alrededor de una aguja central se eleva sobre Fischmarkt o Mercado del Pescado, una de las plazas más bellas de la ciudad. La Segunda Guerra Mundial dejó prácticamente destruido el centro histórico que Colonia y esta pequeña plaza es un pequeño oasis que se salvó milagrosamente de la destrucción.



Atravesamos el Rhin por el Hohenzollernbrücke, construido en 1907 en sustitución de uno anterior que fue demolido, al no poder soportar el creciente tráfico. Este puente está lleno de “candados del amor”, que cubren prácticamente toda la verja que separa la acera y las vías del tren. Todo un negocio, ya que al inicio del puente hay unos puestos de venta ambulante de candados de todos los tamaños, formas y colores.


Siguiendo por la orilla del río se llega a la Molokoffturn, que formaba parte de las instalaciones portuarias. Muy cerca está uno de los lugares más dulces de la ciudad: el Imhoff-Schokoladenmuseum o Museo del chocolate, patrocinado por Lindt, de Suiza, cuyo conejito está por todas partes.


Y nos retiramos. Pasaremos por la estación a buscar la cena: una ensalada y un poco de pechuga de pavo y a dormir.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: 15-05-2016: AUF WIEDERSEHEN DÜSSELDORF. ¡HOLA COLONIA!



Etapa: 16-05-2016: ESTA TARDE EMBARCAMOS.  -  Localización:  Alemania Alemania
Fecha creación: 15/02/2018 21:15  
Compartir: 
Compartir:
Pues ya ha llegado el día 16 de mayo, fecha en la que embarcamos en nuestro crucero por el Rhin.

Pero hasta que lleguen las 18:00, tenemos un largo día por delante. Así que vamos a desayunar, que el bufet tiene una pinta extraordinaria.

El tiempo está cambiante: tan pronto hace un sol espectacular, como, a los cinco minutos, el cielo se llena de nubes.

Y para empezar, la Catedral de Colonia o Kölner Dom o Hehe Domkirche St. Peter und Maria. La Catedral es el corazón de la ciudad. Se trata de la gran obra maestra del gótico del Rhin. Al parecer antes de la Catedral había una iglesia construida en el año 870, pero con la llegada en 1164 de las famosas reliquias de los Reyes Mayos desde Milán, y el gran número de peregrinos que atrajeron, la iglesia se quedó pequeña, y en 1248 se decide su ampliación, con un proyecto que superaba en sus dimensiones a todas las construcciones eclesiásticas de su época. La Catedral estuvo incompleta casi 300 años y tuvo que esperar a ser finalizada hasta el siglo XIX. Por suerte, casi salió indemne de los bombardeos de la II guerra Mundial. En 1996 fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.



En el interior hay una sensación de ligereza. Tiene una planta de cinco naves, entre las que destaca la central por su altura y estrechez, lo que hace que la sensación de verticalidad sea mayor. La iluminación es sorprendente, no sólo por la claridad, sino por el colorido que consiguen sus enormes vidrieras.



Hoy es Pascua de Pentecostés y es festivo en Colonia. Según la tradición cristina, 50 días después de la Resurrección de Jesús, estando los apóstoles reunidos con la Virgen María para celebrar el Shabuot, festividad judía que conmemora la subida de Moisés al Monte Sinaí y la entrega de las Tablas de la Ley, en la que la gente se reunía y acudía en masa al Templo de Jerusalén, sintieron un fuerte viento y aparecieron lenguas de fuero sobre sus cabezas: el Espíritu Santo los había inundado. La consecuencia de esta celebración es que se está celebrando misa y, aunque, no impiden la visita, no nos gusta estar dando vueltas. Así que nos sentamos hasta que finalice la celebración.


Cuando acaba, es el momento de disfrutar de las vidrieras. En la nave del Evangelio (lateral izquierda), hay cinco vidrieras del siglo XVI, que representan escenas de la pasión (primera), la leyenda de san Pedro y el árbol de Jesé (segunda), la adoración de los pastores (tercera), la adoración de los Reyes Magos (cuarta) y la coronación de la Virgen (quinta).



Enseguida encontramos un altar dedicado a la veneración de santa Clara y la Virgen de la Misericordia, también es conocida como la Virgen de la Joyas.


En la entrada a la girola hay un mosaico en el pavimento, que muestra al arzobispo Hildeboldo, portando el modelo de construcción de la catedral anterior al actual.


En la girola está la capilla de los tres Reyes Magos, que es la capilla mayor, y en ella se encuentra la vidriera más antigua de la catedral, de 1265. En otra capilla está el Crucifijo de Gero, que está considerado como el crucifijo más grande y antiguo que se conserva en occidente.



Detrás del altar se encuentra el Sepulcro de los Reyes Magos, un relicario de plata dorada con incrustaciones de joyas, que fue regalado por el emperador Otón IV, a finales del siglo XI, para guardar las reliquias de los Reyes Magos. Tiene esculturas de oro elaboradas de los profetas y apóstoles, así como escenas de la vida de Jesús, como la Adoración de los Magos, María entronizada con el Niño, el Bautismo de Cristo,…


Casi al final de la girola está la capilla de la Virgen María, con un altar dedicado a los patronos de la ciudad de Colonia. La siguiente capilla es la de la Virgen Milanesa, que se llama así porque fue traída desde Milán. Se venera como Virgen milagrosa porque es uno de los tres objetos sagrados más importantes de la catedral.



Ya en la nave de la Epístola, en la nave derecha, encontramos el altar de Agilolphus, construido en Amberes en 1520. Se trata de una de las obras más importantes de la época por su extraordinaria riqueza en las figuras y los trajes. Y a su lado, en una de las columnas, está la imagen de San Cristóbal, cuyos ojos se dirigen hacia el lugar en que se accedía al templo cuando éste se encontraba inconcluso.



Y de nuevo nos encontramos con una serie de vidrieras, que se llaman bávaras porque fueron donadas por el rey Luis I de Baviera. La primera representa el sermón de San Juan Bautista y personajes como Carlomagno, Federico Barbarroja, Elena y Constantino. En la siguiente se representa la Adoración de los Pastores y de los Reyes Magos. En la tercera vidriera se representa el descendimiento de la Cruz y los cuatro evangelistas. En la siguiente vidriera se representa Pentecostés y los cuatro santos Padres y, en la última vidriera se representa el martirio por lapidación de San Esteban.



La verdad es que podríamos quedarnos toda la mañana disfrutando de esta maravilla, pero nos quedan muchas cosas que ver de esta ciudad. Y para hacer tiempo hasta la hora de comer, nada como un paseíto hasta llegar a la orilla del Rhin. Junto a Alter Markt encontramos la Heumarkt que, en época romana, era un pantano. Durante la Edad Media se drenó y se convirtió en un centro importante de comercio, ya que aquí estaba la balanza del grano. También se vendían telas, cueros, sal, carne y queso. En el centro de la plaza está la estatua ecuestre de Federico Guillermo II de Prusia.

Durante el siglo XIX se abrieron diferentes bares donde se dispensaba la cerveza, como la actual Gilden im Zims, descrita por primera vez en el año 1163 con el nombre de Minnefuchshaus. El edificio que vemos en hoy en día data de 1563 si bien se incendió en uno de los ataques de la II Guerra Mundial. En 1946 la casa fue reconstruida añadiendo en sus bajos el restaurante-cervecería.



Y regresamos a Fischmarkt o Mercado del pescado, que ya se ha convertido en uno de nuestros rincones favoritos de Colonia. En 1259 Colonia obtuvo unos derechos por lo que las mercancías transportadas por el Rhin tenían la obligación de anclar en la ciudad durante al menos tres días para ser ofrecidas a los comerciantes. Así, en aquellos años, en esta plaza se realizaba la venta del pescado fresco procedente en su mayor parte de Holanda, mientras que en las cercanías se comerciaba con arenque, salmón ahumado y otras salazones. En la plaza hay un fuente en cuya pila se colocaba el pescado fresco.

Las casitas de colores, Stapelhäuschen, se caracterizan por el sistema de polea de la parte superior de la fachada que servía para que los productos pudieran ascender al último piso que servía de almacén.



Seguimos hacia el Deutzer Brücke desde donde se ven unas bellas vistas de la orilla del Rhin y del Hohenzollernbrücke. Por el otro lado se ven las Kranhäuser o Casas-Grúa con forma de L invertida, uno de los símbolos modernos de la ciudad.



Y paseando por la orilla llegamos hasta donde se encuentra atracado nuestro barco, el Swiss Pearl. Esta tarde volveremos.


De momento regresamos hasta Alter Markt para comer en LyLy Café Bar, un restaurante de comida árabe, con un decorado de las mil y una noches. Dos platos combinados súper completos y dos cervezas nos cuentan 32,40€. No está nada mal.



Y tras recoger nuestras maletas y atravesar la estación Central y sus puestos de salchichas, regresamos al muelle donde nos espera el Swiss Pearl: ha llegado el momento de embarcar.

En recepción hacemos el Check in y Giovanni, nuestro botones-camarero-asistente y no sé cuantas cosas más, nos lleva el equipaje, perfectamente identificado con las tarjetas que nos entregaron en la agencia de viajes, al camarote 224, en la cubierta principal. ¡No nos merecemos menos!. Muy feliz Muy feliz

Y ahora, a explorar a fondo el barco. Visitar la cubierta y descubrir la campana, ver el jacuzzi al aire libre y la piscina climatizada que nunca utilizaremos, la biblioteca y sala de juegos y, sobretodo, ese Salón Panorámico donde disfrutamos de nuestra primera consumición: agua de grifo con palitos de sal. Todavía resuena la carcajada del camarero cuando quisimos pagar la cuenta. ¡Qué pardillos que somos! Avergonzado


Antes de ir a cenar encontramos sobre nuestra cama el primer programa para lo que queda del día. Ya en la cena, conocemos a dos de nuestros compañeros de mesa, de Brasil, una pareja encantadora, descubrimos que nuestro grupo para las excursiones es el amarillo y que nuestro turno de comidas es el B.


Y de regreso a nuestro camarote, el programa para el día siguiente. Todo está muy bien organizado: cada día mientras cenábamos, las camareras nos preparaban la cama y dejaban sobre ella el programa para el día siguiente, donde se detalla la hora del desayuno, la hora de salida de la visitas, la hora de las comidas, las actividades y sobre todo el “todos la bordo”, última hora para acceder al barco, ya que 15 minutos después zarpará y no es muy agradable quedarte en tierra.

Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: 16-05-2016: ESTA TARDE EMBARCAMOS.

Etapas 1 a 3,  total 15
 1  2  3  ..  5  siguiente siguiente



Votaciones al diario
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 0 0
Total 11 3
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 1479 Visitas mes actual: 424 Total visitas: 5355

  Últimos comentarios al diario  CRUCERO POR EL RHIN ROMÁNTICO Y EL MOSELA. FIN DE FIESTA EN DISNEYLAND PARIS
Total comentarios 3  Visualizar todos los comentarios

Marimerpa  marimerpa  15/02/2018 18:51   
¡Qué combinación más sugerente! Un crucero por esa zona tan bonita de Alemania y final en Disney, genial. Ánimo con el diario.

Luchino  luchino  17/02/2018 13:15   
Comentario sobre la etapa: 16-05-2016: ESTA TARDE EMBARCAMOS.
Buen diario, muy completo. Te felicito por las amplias explicaciones, no haría falta ninguna guía en papel.
Conozco la zona, y me gusta mucho.

Mercedes_L65  Mercedes_L65  18/02/2018 11:46   
Comentario sobre la etapa: 14-05-2016: NOS VAMOS A DÜSSELDORF
Muchas gracia Luchino y marimerpa.

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO

Registrate AQUÍ
Volver arriba

Foros de Viajes
Barco-Cruceros-Ferries Tema: CRUCERO FLUVIAL RHIN - COLONIA / ESTRASBURGO
Foro de Cruceros Foro de Cruceros: Foro de Cruceristas para compartir experiencias e información sobre barcos, salidas, tripulación, barcos, excursiones a tierra, etc. Viajeros por mar en cruceros, yates, veleros, catamaranes...
Ultimos 5 Mensajes de 333
74008 Lecturas
AutorMensaje
laskanarias
Laskanarias
New Traveller
New Traveller
Jul 20, 2016
Mensajes: 2

Fecha: Mie Jul 20, 2016 04:13 pm    Título: Re: CRUCERO FLUVIAL RHIN - COLONIA / ESTRASBURGO

Me acabo de dar de alta en el foro porque no encuentro información acerca del Crucero de Panavisión en el barco A-Rosa Aqua. Vamos en agosto haciendo el Rhin II. Hemos hecho dos anteriormente con Politours, el de Bruselas hasta Amsterdam y el del Rhin y quedamos encantados, la verdad. Los barcos eran antiguos pero estaban muy bien. No tuvimos queja de nada.
Ahora nos apetecía probar con otra compañía. A ver que tal sale la cosa.
Josela
Josela
Travel Adict
Travel Adict
Jun 05, 2014
Mensajes: 54

Fecha: Mar Ago 02, 2016 07:31 pm    Título: Re: CRUCERO FLUVIAL RHIN - COLONIA / ESTRASBURGO

laskanarias Escribio:
Me acabo de dar de alta en el foro porque no encuentro información acerca del Crucero de Panavisión en el barco A-Rosa Aqua. Vamos en agosto haciendo el Rhin II. Hemos hecho dos anteriormente con Politours, el de Bruselas hasta Amsterdam y el del Rhin y quedamos encantados, la verdad. Los barcos eran antiguos pero estaban muy bien. No tuvimos queja de nada.
Ahora nos apetecía probar con otra compañía. A ver que tal sale la cosa.

Aplauso Aplauso Aplauso Aplauso Aplauso Aplauso
Nosotros vamos el de Salida el 13 agosto.
laskanarias
Laskanarias
New Traveller
New Traveller
Jul 20, 2016
Mensajes: 2

Fecha: Mar Ago 02, 2016 09:26 pm    Título: Re: CRUCERO FLUVIAL RHIN - COLONIA ESTRASBURGO

Josela alli que nos vemos! Guiño
teresi2010
Teresi2010
Travel Adict
Travel Adict
Jun 20, 2010
Mensajes: 46

Fecha: Mie Ago 03, 2016 03:20 pm    Título: Re: CRUCERO FLUVIAL RHIN - COLONIA / ESTRASBURGO

Hola,yo voy a hacer ese crucero el 11 de agosto y me gustaría que me dijeras como se llamaba el barco,yo voy a ir con el "Monet"
Josela
Josela
Travel Adict
Travel Adict
Jun 05, 2014
Mensajes: 54

Fecha: Vie Ago 05, 2016 05:16 pm    Título: Re: CRUCERO FLUVIAL RHIN - COLONIA ESTRASBURGO

laskanarias Escribio:
Josela alli que nos vemos! Guiño

Guiño Muy feliz Muy feliz Muy feliz Bravoooo
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ




All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Google + Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad